Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía

Número de edición 27.1 Sistema Gastrointestinal

Esofagitis en el gato

Fecha de publicación 25/07/2019

Escrito por Toshihiro Watari

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano y English

La inflamación del esófago en el gato es una afección infradiagnosticada, sin embargo, sus consecuencias pueden ser graves. Toshihiro Watari describe los factores predisponentes, los signos clínicos, las pruebas de imagen necesarias para el diagnóstico y las opciones disponibles, tanto para tratar esta enfermedad, como para minimizar su recurrencia.

Esofagitis en el gato

Puntos Clave

La esofagitis felina puede presentarse de forma subclínica o, frecuentemente, con signos clínicos inespecíficos. Probablemente, en las clínicas de primera opinión la esofagitis esté infradiagnosticada.


La etiología más frecuente parece ser el reflujo gastroesofágico, el cual puede agravarse con la anestesia general. También se ha demostrado que las tetraciclinas pueden provocar esofagitis.


El tratamiento se basa en la administración de fármacos que inhiban la secreción de ácido gástrico y favorezcan el vaciado gástrico.


Las esofagitis persistentes o graves, y la consecuente fibrosis, pueden desembocar en estenosis esofágica. El tratamiento de elección de estas estenosis consiste en la dilatación endoscópica con balón.


¿Quiere acceder a más contenido?

Todos los veterinarios pueden registrarse y abrir una cuenta para acceder al contenido exclusivo elaborado por especialistas.

Crear una cuenta

¿Ya tiene una cuenta? Acceda aquí