Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía
Veterinary Focus

Número de edición 25.3 Otros artículos científicos

Manejo de heridas 1ª parte – Tratamiento de urgencia de las fracturas abiertas

Fecha de publicación 16/04/2021

Escrito por James Roush

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano , English y ภาษาไทย

Una fractura abierta es cualquier tipo de fractura expuesta a la contaminación del exterior debido a la lesión de los tejidos blandos que rodean al hueso. Por extensión, si se observa una herida cutánea en una extremidad...

Radiografía postquirúrgica mediolateral y craneocaudal de una fractura abierta de radio con un fijador externo. Esta es una opción excelente para fijar la fractura porque los fijadores permiten realizar los cuidados de la herida preservando el aporte vascular y minimizando la lesión del tejido blando.

Puntos clave

Toda fractura se debe considerar abierta y con riesgo de infección cuando exista una herida cutánea en la región correspondiente al hueso afectado.


Las fracturas abiertas se deben tratar con carácter de urgencia, pero la estabilización rígida de la fractura en sí no es una urgencia.


Se debe realizar una exploración general a todos los pacientes que hayan sufrido un accidente de tráfico incluyendo, como mínimo, radiografías torácicas y abdominales, hemograma, bioquímica, electrocardiograma, pulsioximetría y medición de la presión arterial, valorando la posible presencia de enfermedades concomitantes.


Mientras se evalúa y estabiliza al paciente se debe cubrir la herida con un vendaje estéril para protegerla de infecciones nosocomiales, y tan pronto como sea posible, se deben administrar antibióticos sistémicos de amplio espectro.


Los fijadores externos permiten acceder a la herida abierta a la vez que proporcionan una fijación rígida, preservando el aporte vascular óseo y minimizando la lesión de tejidos blandos.


 

Introducción

Una fractura abierta es cualquier tipo de fractura expuesta a la contaminación del exterior debido a la lesión de los tejidos blandos que rodean al hueso. Por extensión, si se observa una herida cutánea en una extremidad, u otra parte del cuerpo, fracturada se debe considerar que la fractura es abierta, independientemente de que exista comunicación o no con la herida. En un estudio se observó que las fracturas abiertas representaban el 16,7% de todas las fracturas traumáticas en perros y gatos, siendo más probable que se produjeran en accidentes de coche, animales jóvenes, animales de mayor peso corporal y en fracturas conminuta 1

 

¿Quiere acceder a más contenido?

Todos los veterinarios pueden registrarse y abrir una cuenta para acceder al contenido exclusivo elaborado por especialistas.

Crear una cuenta

¿Ya tiene una cuenta? Acceda aquí