Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía

Número de edición 25.3 Otros artículos científicos

Traumatismos torácicos

Fecha de publicación 21/04/2021

Escrito por Manuel Jiménez Peláez y Lucía Vicens Zanoguera

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano y English

El traumatismo torácico es una situación frecuente en la clínica de pequeños animales y se debe considerar una urgencia. Suele producirse como consecuencia de accidentes de tráfico (11-40% de los casos) pudiendo estar asociado a fracturas (20-60% de casos). 

Radiografía lateral de un gato en las que se observa una bala de plomo alojada en el miocardio.

Puntos clave

El traumatismo torácico es una situación frecuente en la clínica de pequeños animales y se trata de una urgencia.


La presencia de un neumotórax debe considerarse en todo animal con un traumatismo torácico, hasta que se demuestre lo contrario.


La toracocentesis bilateral es un procedimiento tanto diagnóstico como terapéutico de neumotórax y ésta se debe realizar antes de tomar las radiografías después de un traumatismo torácico.


Aunque el hemotórax es una condición rara en veterinaria, hay que considerar el espacio pleural como lugar de acumulación significativa de sangre después de un traumatismo.


La mayoría de los hemotórax secundarios a un traumatismo cerrado no suelen requerir tratamiento quirúrgico por lo que se pueden tratar de forma conservadora.


Las mordeduras en el tórax pueden ser muy problemáticas; aunque apenas haya perforación de la piel es posible que existan lesiones internas graves. Sistemáticamente se deben explorar quirúrgicamente todas las mordeduras torácicas.


El intenso dolor asociado a las costillas fracturadas junto con posibles lesiones pulmonares contribuyen a la hipoventilación; es esencial el buen manejo del dolor en estos pacientes.


 

Introducción

El traumatismo torácico es una situación frecuente en la clínica de pequeños animales y se debe considerar una urgencia. Suele producirse como consecuencia de accidentes de tráfico (11-40% de los casos 1) pudiendo estar asociado a fracturas (20-60% de casos 2 3). 

Además de los accidentes de tráfico y de patadas o golpes (traumatismos romos), otras causas frecuentes de traumatismo torácico son las mordeduras y heridas penetrantes por palos, armas blancas, armas de fuego, etc. Muchos pacientes con un traumatismo torácico pueden no presentar signos clínicos y/o lesiones en el momento de la admisión, pero en las 24-48 horas siguientes los signos pueden aparecer y progresar. 

 

¿Quiere acceder a más contenido?

Todos los veterinarios pueden registrarse y abrir una cuenta para acceder al contenido exclusivo elaborado por especialistas.

Crear una cuenta

¿Ya tiene una cuenta? Acceda aquí