Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía

Número de edición 24.3 Nutrición

Consideraciones nutricionales en el gato de edad avanzada

Fecha de publicación 10/02/2021

Escrito por Vincent Biourge y Denise Elliott

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano y English

Los avances en la medicina veterinaria y en la nutrición, junto con un mejor estilo de vida, han hecho posible que la esperanza de vida de perros y gatos aumente considerablemente en los últimos 20 años. Se ha demostrado que la nutrición y el manejo nutricional adecuado pueden atenuar, retrasar la aparición, ralentizar e incluso prevenir las patologías que se suelen asociar al envejecimiento, permitiendo mejorar la calidad de vida en los animales de edad avanzada.

Es esencial proporcionar a los gatos de edad avanzada agua fresca fácilmente accesible.

Puntos Clave

•    Se ha demostrado que la nutrición y el manejo nutricional adecuado pueden atenuar, ralentizar la progresión o el desarrollo de una enfermedad, e incluso prevenir las patologías que se suelen asociar con el envejecimiento.


•    En el manejo nutricional del gato de edad avanzada se deben tener en cuenta las necesidades propias de la especie felina, el impacto de la edad sobre la fisiología y el metabolismo del animal, así como la estrategia nutricional que podría ayudar a prevenir o ralentizar las posibles patologías asociadas al envejecimiento.


•    Los cuidados recibidos desde una edad temprana son clave en la longevidad del animal. Las deficiencias nutricionales, así como los excesos, influyen significativamente en la esperanza de vida.


•    Es importante que durante toda la vida del gato se mantenga una condición corporal óptima. El veterinario debe supervisar el manejo nutricional de los animales de edad avanzada y realizar la prescripción nutricional más adecuada basándose en los últimos avances científicos.


Introducción

Los avances en la medicina veterinaria y en la nutrición, junto con un mejor estilo de vida, han hecho posible que la esperanza de vida de perros y gatos aumente considerablemente en los últimos 20 años 1 2. Se ha demostrado que la nutrición y el manejo nutricional adecuado pueden atenuar, retrasar la aparición, ralentizar e incluso prevenir las patologías que se suelen asociar al envejecimiento, permitiendo mejorar la calidad de vida en los animales de edad avanzada 3 4 5 6. Por eso, es importante que el veterinario evalúe el manejo nutricional de los animales de edad avanzada y realice la prescripción nutricional más adecuada, basándose en los últimos avances científicos.

En el gato es frecuente que muchas de las enfermedades asociadas con el envejecimiento (p.ej., enfermedad renal crónica, osteoartrosis, diabetes mellitus, hipertiroidismo) aparezcan a partir de los 10 años de edad. En la mayoría de estas patologías los signos clínicos se evidencian cuando el proceso fisiopatológico ya está avanzado. Por tanto, los alimentos para los gatos de edad avanzada “sanos” deben formularse teniendo en cuenta la prevención de las patologías asociadas al envejecimiento. Los gatos suelen tener una esperanza de vida superior a los perros, y no es de extrañar que parte de los pacientes de un veterinario sean gatos de más de 15 años de edad. Sin embargo, al igual que en el hombre, la edad cronológica no siempre coincide con la edad fisiológica, dependiendo de la genética y del entorno de cada individuo.

En el manejo nutricional del gato de edad avanzada se deben tener en cuenta las necesidades propias de la especie felina, el impacto de la edad sobre la fisiología y el metabolismo, así como la estrategia nutricional que podría ayudar a prevenir o ralentizar las posibles patologías asociadas al envejecimiento (Tabla 1) 1 7.

  • Proporcionar un alimento palatable y muy digestible
  • Proporcionar un alimento completo y equilibrado para el gato
  • Mantener una condición corporal óptima
    +    Nivel de energía adaptado a la condición corporal, actividad y/o estado reproductor
    +    Aumento moderado de fibra alimentaria (combinación equilibrada de fibra fermentable/no fermentable)
  • Prevenir o ralentizar el desarrollo de las patologías asociadas al envejecimiento
    +    Enfermedad renal
    ­    - Disminución del nivel de fósforo
    ­    - Aumento de los niveles de ácidos grasos omega-3 de cadena larga (EPA y DHA)
    +    Diabetes mellitus
    ­   -  Mantenimiento de la condición corporal óptima para prevenir la resistencia a la insulina
    ­   -  En caso de predisposición a la resistencia a la insulina, como en la raza Burmés, o en caso de sobrepeso (especialmente en el macho castrado), reducir el nivel de carbohidratos y grasas, y aumentar el nivel de proteínas y fibra alimentaria
    +    Osteoartrosis
    ­   -  Mejillón verde de Nueva Zelanda, condroitina/glucosamina, aumento de EPA/DHA
    +    Enfermedades inflamatorias crónicas
    ­   -  Aumento del nivel de antioxidantes (p.ej., vitamina E, vitamina C, taurina, luteína, carotenos, polifenoles
Tabla 1. Objetivos principales del soporte nutricional de los gatos de edad avanzada

En este artículo se describen las necesidades del gato de edad avanzada con un buen estado de salud, teniendo en cuenta que los cuidados recibidos desde una edad temprana influyen en la longevidad del animal. Las deficiencias nutricionales, así como los excesos, tienen una relación significativa con la esperanza de vida, además, es importante que durante toda la vida del gato se mantenga una condición corporal óptima 9 10. Mantener el peso ideal puede suponer todo un reto, especialmente después de la esterilización, pero se ha demostrado que proporcionando un alimento formulado específicamente para gatos esterilizados y ajustando la ración en función de la condición corporal, es posible que durante toda su vida el gato mantenga una condición corporal ideal (Figura 1) 11.
Figura 1. Necesidades energéticas (en kcal EM/kg de peso corporal), y posibles condiciones corporales (modificado de (7), (8), (9)).
Un alimento que tenga la mejor fórmula nutricional para el gato de edad avanzada solo es beneficioso si se consume. Por tanto, el alimento debe tener una excelente palatabilidad mediante la combinación de ingredientes de calidad, la selección de aromas, la textura y un tamaño de la croqueta adecuado. Es esencial proporcionar agua fresca en un lugar de fácil acceso, ya que los gatos de edad avanzada tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos articulares y enfermedades que cursan con poliuria/polidipsia (Figura 2). 
Figura 2. Es esencial proporcionar a los gatos de edad avanzada agua fresca fácilmente accesible. © Royal Canin

Consecuencias del envejecimiento sobre las necesidades nutricionales

Energía

Al igual que ocurre en otras especies, a medida que el gato envejece se produce una disminución de la masa muscular y un aumento de la grasa 1 12. Puesto que la masa muscular es un tejido metabólicamente activo, se podría llegar a pensar que, con la edad, el gasto energético y las necesidades energéticas disminuyen. Sin embargo, esto no es cierto en todos los gatos, especialmente en los mayores de 12 años. Existen evidencias científicas que demuestran que la capacidad para digerir el alimento, concretamente las grasas y proteínas, está reducida en hasta 1/3 de los gatos de edad avanzada 1. Este hecho explica la menor prevalencia de la obesidad en los gatos de más de 10 años (Figura 3) 9 13. Por consiguiente, no todos los alimentos para gatos de edad avanzada deberían tener un menor contenido energético. La densidad energética del alimento y la asignación de calorías para cada gato se deben ajustar para mantener la condición corporal óptima. Como punto de partida, se pueden utilizar las siguientes recomendaciones 7 9 (Figura 1):

  • Gatos adultos (actividad moderada – esterilizados o no) = 77,6 x PC 0,711 kcal EM/kg
  • Gatos no esterilizados y gatos de edad avanzada (elevada actividad)= 93 x PC 0,711 kcal EM/kg
  • Gatos con sobrepeso= 62 x PC 0,711 kcal EM/kg

Figura 3. Influencia de la edad sobre la condición corporal en gatos (9,13).

Teniendo en cuenta que las necesidades energéticas del gato pueden variar en función del individuo y de la estación, hay que ajustar el aporte calórico para cada individuo en función de la condición corporal. La esperanza de vida es menor en los gatos que tienen una condición corporal por debajo o por encima de la óptima 10. Una condición corporal baja puede ser el primer signo de una patología, y esta situación puede empeorar por el ayuno asociado a la mayoría de las enfermedades. Por otro lado, la obesidad predispone al desarrollo de trastornos articulares, cutáneos (por pérdida de acicalamiento) y a la resistencia a la insulina (Figura 4) 9, lo que conlleva al desarrollo de diabetes mellitus, patología frecuente en los gatos obesos. Existen controversias respecto a la utilización de los carbohidratos como fuente de energía en los alimentos para gatos. Los gatos han evolucionado como carnívoros estrictos, y como tales, tienen una menor capacidad para digerir y metabolizar los carbohidratos, en comparación con los perros y las personas 14 15. Sin embargo, los gatos pueden utilizar perfectamente los carbohidratos de los alimentos comerciales, ya que se han sometido a un correcto proceso de cocción. Por otro lado, hay que recordar que es la obesidad, en mayor medida que el consumo elevado de carbohidratos, la que favorece la resistencia a la insulina 14 15 16 17. En el caso de gatos con sobrepeso y/o diabetes mellitus, las dietas de bajo contenido en almidón y alto nivel de proteínas contribuyen a mejorar la condición corporal, la probabilidad de remisión y reducir la dosis de insulina 17.

Figura 4. Los gatos con sobrepeso y obesidad tienen un mayor riesgo, con respecto a los gatos en su peso ideal, de padecer diabetes mellitus, cojera y/o trastornos cutáneos (aproximadamente 4, 5 y 2 veces más, respectivamente, en un periodo de 4 años) (9).

Las grasas, además de proporcionar energía, son una fuente de ácidos grasos esenciales 7. Existen dos familias de ácidos grasos esenciales: los omega-6 (aceites vegetales) y los omega-3 (aceite de soja, lino y pescado), y es importante que en los alimentos se encuentren en la proporción adecuada. Los primeros signos de una deficiencia de ácidos grasos esenciales son el mal aspecto del pelaje, apareciendo seco y sin brillo. Hay evidencias que demuestran en otras especies, y se ha sugerido que sucede lo mismo en gatos, que los ácidos grasos omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) que se encuentran en el aceite de pescado contribuyen a la salud del sistema inmune y a la función cognitiva (p.ej., aprendizaje, memoria), tienen un efecto antiinflamatorio en varias patologías, como la osteoartrosis y la dermatitis, ralentizan la progresión de la enfermedad renal y podrían ser beneficiosos para la prevención de la diabetes mellitus y el cáncer 6 15 18. Los gatos no pueden sintetizar EPA y DHA a partir de los ácidos grasos omega-3 de cadena corta (ácido alfa-linolénico) que se encuentran en aceites vegetales, como el aceite de lino. Los perros también tienen esta capacidad de síntesis muy limitada 7. El ácido gamma-linolénico (presente en el aceite de borraja y aceite de onagra), aunque es un ácido graso omega-6, también tiene un efecto antiinflamatorio a través de la vía de la prostaglandina-1.

Proteínas

Antes se creía que la restricción de proteínas era beneficiosa para proteger la función renal de los gatos de edad avanzada. Sin embargo, hay estudios que demuestran que la restricción proteica no es necesaria en los gatos de edad avanzada, ni incluso en los primeros estadios de la enfermedad renal 18 19, siendo la restricción de fósforo y la suplementación con EPA/DHA los factores más importantes para retrasar la progresión de la enfermedad renal 18. En el perro se ha observado que las necesidades proteicas aumentan con la edad 1. En el gato no hay observaciones similares pero, puesto que es un carnívoro estricto, sus necesidades proteicas son mucho más elevadas independientemente de la edad 7. Otro factor importante a tener en cuenta es la calidad de las proteínas. Cuando la digestibilidad de las proteínas es baja aumenta la flora proteolítica del colon (Clostridium perfringens, etc.) y las heces tienden a ser más blandas y olorosas. A pesar de las creencias populares, las proteínas vegetales pueden tener una elevada digestibilidad, como por ejemplo el gluten de trigo, el gluten de maíz, el extracto de proteína de soja y la proteína de soja hidrolizada. Para garantizar el aporte equilibrado de amino-ácidos se deben seleccionar cuidadosamente todos los ingredientes de la fórmula. Además, estas proteínas tienen un bajo contenido en fósforo, y por tanto, son las proteínas de elección en los alimentos para gatos de edad avanzada.

Fibra alimentaria

Las fibras son esenciales para la salud del tracto gastrointestinal 7. Las fibras ayudan a regular el tránsito intestinal, pero depende del tipo y la cantidad de fibra. En el gato de edad avanzada un aporte excesivo (> 25%) de fibra insoluble (no fermentable) puede provocar estreñimiento. Las fibras contribuyen a la saciedad y permiten reducir la ingesta de calorías en los gatos con tendencia al sobrepeso (Figura 5) 20. Entre las posibles fuentes de fibras fermentables, también denominadas prebióticos, se encuentran la pulpa de remolacha, pulpa de achicoria y los fructo-oligosacáridos. Estas fibras favorecen el desarrollo de la flora intestinal beneficiosa y la producción de ácidos grasos de cadena corta, particularmente el butirato, que es una fuente de energía importante para los colonocitos. En un estudio se ha observado que la combinación de fibra prebiótica, ácido linoleico, EPA/DHA y antioxidantes podría favorecer la longevidad de los gatos de edad avanzada gracias a que ayudan a mantener el peso corporal, la masa muscular, el recuento de glóbulos rojos y el grosor de la piel 6. Hay que tener en cuenta que el nivel de fibra alimentaria puede variar considerablemente en función de la densidad energética del alimento (15-90 g/1000 kcal EM).

Figura 5. El nivel y el tipo de fibra influyen en el consumo de calorías cuando se ofrece el alimento ad libitum. PB = proteína bruta FAT = fibra alimentaria total.

Minerales

Se ha demostrado que la restricción del fósforo ralentiza la progresión de la enfermedad renal. Dado que esta enfermedad es muy frecuente en los gatos de edad avanzada, se ha recomendado reducir el nivel de fósforo del alimento hasta el mínimo recomendado (1,25-2,0 g/1000 kcal) 1 18, y por tanto, la relación calcio/fósforo se debe reajustar para mantener el equilibrio. En algunos artículos científicos se ha sugerido que los niveles de sodio que estimulan la diuresis (2,5- 3,0 g Na/1000 kcal) podrían favorecer la progresión de la enfermedad renal 21. Sin embargo, existen evidencias científicas que no respaldan esta afirmación. De los 5 artículos que sugieren esta relación entre el sodio del alimento y la progresión renal no se ha podido determinar dicha asociación en 4 de ellos 21 22 23 24 25, por lo se ha rebatido que exista esta relación 26. Los gatos de edad avanzada, y particularmente los que tienen enfermedad renal, suelen presentar hipopotasemia, por lo que el nivel de potasio del alimento no debe estar próximo al mínimo recomendado; especialmente si el alimento es acidificante. Los cálculos de oxalato de calcio (CaOx) son más frecuentes en los gatos de edad avanzada, aunque todavía se desconoce su fisiopatología 27. El pH urinario no es buen indicador de la saturación urinaria de CaOx 27 28; sin embargo, una forma eficaz de reducir la saturación de CaOx consiste en promover la dilución de la orina, utilizando un alimento húmedo o con un mayor nivel de sodio (2,5-3,0 g/100 kcal) 27.

Vitaminas

Las lesiones oxidativas desempeñan un papel importante en muchas de las patologías asociadas al envejecimiento, como la artrosis, neoplasias, enfermedades cardiovasculares y neurológicas. Se han realizado estudios en animales de laboratorio y en personas que indican que los antioxidantes proporcionan cierta protección contra el estrés oxidativo y el proceso normal de envejecimiento 1 6. En los estudios que se han realizado en gatos también se han observado los efectos beneficiosos de los antioxidantes sobre los marcadores del estado oxidativo 29. Por tanto, se recomienda la suplementación con antioxidantes. Al combinar varios antioxidantes (p.ej., vitaminas E y C, taurina, luteína) se obtiene un efecto sinérgico, y además es posible actuar a diferentes niveles de la célula. Por otro lado, en los animales de edad avanzada, se debe proporcionar un aporte adecuado de proteínas y oligoelementos, ya que estos nutrientes son necesarios para la síntesis de enzimas y sustratos que intervienen en los sistemas antioxidantes del organismo.

Otros nutrientes

En los alimentos para gatos de edad avanzada también se recomienda el aporte de varios nutrientes no esenciales, como la L-carnitina, por su efecto en el metabolismo de las grasas. La osteoartrosis es una enfermedad muy frecuente en los gatos de edad avanzada, sin embargo, es muy difícil que los propietarios reconozcan los signos clínicos asociados 30 y acudan al veterinario. Por este motivo, puede ser útil incorporar nutrientes con un efecto beneficioso sobre las articulaciones. En un estudio clínico aleatorio, doble ciego, realizado en gatos con osteartrosis, se ha demostrado que la combinación de mejillón verde de Nueva Zelanda, glucosamina y sulfato de condroitina, así como EPA/ DHA, tiene un efecto beneficioso sobre la actividad, tanto percibida como objetiva 31.

En el manejo nutricional del gato sano de edad avanzada se deben tener en cuenta las necesidades propias de la especie felina, con el fin de mantener una condición corporal óptima y proporcionar los nutrientes que pueden ayudar a prevenir o retrasar la progresión de las posibles patologías asociadas al envejecimiento.

Referencias

  1. Laflamme DP. Nutrition for aging cats and dogs and the importance of body condition. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2005;35:713-742.
  2. Kraft W, Danckert D. Development of the age structure of a cat population compared with the dog. Tierarztl Prax Ausg K Klientiere Heimtiere 1997;25:678-683.
  3. Elliott J, Rawlings JM, Markwell PJ, et al. Survival of cats with naturally occurring chronic renal failure: effect of dietary management. J Small Anim Pract 2000;41:235-242.
  4. Smith GK, Paster ER, Powers MY, et al. Lifelong diet restriction and radiographic evidence of osteoarthritis of the hip joint in dogs. J Am Vet Med Assoc 2006;229:690-693.
  5. Appleton DJ, Rand JS, Sunvold GD. Insulin sensitivity decreases with obesity and lean cats with low insulin sensitivity are at greater risk of glucose intolerance with weight gain. J Feline Med Surg 2001;3:211-228.
  6. Cupp CJ, Kerr WW, Jean-Philippe C, et al. The role of nutritional interventions in the longevity and maintenance of long-term health in aging cats. Intern J Appl Res Vet Med 2008;6:69-81.
  7. National Research Council. Nutrient requirements of dogs and cats. The National Academies Press, Washington, DC. 2006;1-373.
  8. Bermingham EN, Thomas DG, Morris PJ, et al. Energy requirements of adult cats. Br J Nutr 2010;103:1083-1093.
  9. Scarlett JM, Donoghue S. Overweight cats: prevalence and risk factors. Int J Obesity 1994;18:22-28.
  10. Scarlett JM, Donoghue S. Associations between body condition and disease in cats. J Am Vet Med Assoc 1998;212:1725-1731.
  11. Nguyen PG, Dumon HJ, Siliart B, et al. Effect of dietary fat and energy on body weight and composition after gonadectomy in cats. Am J Vet Res 2004;65:1708-1713.
  12. Taylor EJ, Adams C, Neville R. Some nutritional aspects of ageing in dogs and cats. Proc Nutr Soc 1995;54:645-656.
  13. Lund EM, Armstrong PJ, Kirk CA, et al. Health status and population characteristics of dogs and cats examined at private veterinary practices in the United States. J Am Vet Med Assoc 1999;214:1336-1341.
  14. Backus RB. Controversy over carbohydrates in diets for cats. In Proceedings, ACVIM Forum, Montreal, 2009;12-14.
  15. Lutz TA, Feline diabetes mellitus: dietary strategies. In: Pibot P, Biourge V, Elliott D (eds.) Encyclopedia of Feline Clinical Nutrition. Royal Canin, Aimargues, France. 2008;183-212.
  16. Slingerland LI, Fazilova VV, Plantinga EA, et al. Indoor confinement and physical inactivity rather than the proportion of dry food are risk factors in the development of feline type 2 diabetes mellitus. Vet J 2009;179:247-253.
  17. Slingerland LI, Robben JH, van Haeften TW, et al. Insulin sensitivity and beta-cell function in healthy cats: assessment with the use of the hyperglycemic glucose clamp. Horm Metab Res 2007;39:341-346.
  18. Elliott DA. Nutritional management of chronic renal disease in dogs and cats. Vet Clin North Am Small Anim Pract 2006;36:1377-1384.
  19. Finco DR, Brown SA, Brown CA, et al. Protein and calorie effects on progression of induced chronic renal failure in cats. Am J Vet Res 1998;59: 575-582.
  20. Servet E, Soulard Y, Venet C, et al. Evaluation of diets for their ability to generate satiety in cats. J Vet Intern Med 2008;22:808 (abst).
  21. Kirk CA, Jewell DE, Lowry SR. Effects of sodium chloride on selected parameters in cats. Vet Ther 2006;4:333-346.
  22. Greco DS, Lees GE, Dzendzel G, et al. Effect of dietary sodium intake on glomerular filtration rate in partially nephrectomized dogs. Am J Vet Res 1994;55:152-159.
  23. Buranakarl C, Mathur S, Brown SA. Effects of dietary sodium chloride intake on renal function and blood pressure in cats with normal and reduced renal function. Am J Vet Res 2004;65:620-627.
  24. Hughes KL, Slater MR, Geller S, et al. Diet and lifestyle variables as risk factors for chronic renal failure in pet cats. Prev Vet Med 2002;55:1-15.
  25. Xu H, Laflamme DPL, Long GL. Effects of dietary sodium chloride on health parameters in mature cats. J Feline Med Surg 2009;11:435-441.
  26. Elliott J, Lefebvre H. Letter to the editor of Vet Therapeutics. 2007.
  27. Biourge V. Sodium, urine dilution and lower urinary tract disease. In Proceedings, ACVIM forum. Louisville, KY. 2006;17-19.
  28. Van Hoek I, Tournier C, Garnier F, et al. Acidic urine does not promote urinary calcium oxalate supersaturation in healthy cats. In Proceedings ECVIM-CA congress, Porto. 2009; 83 (abst).
  29. Zicker SC, Wedekind KJ, Jewell DE. Antioxidants in veterinary nutrition. Vet Clin Small Anim 2006;36;1183-1198.
  30. Hardie EM, Roe SC, Martin FR. Radiographic evidence of degenerative joint disease in geriatric cats: 100 cases (1994-1997). J Am Vet Med Assoc 2002;220: 628-632.
  31. Lascelles BDX, DePuy V, Thomson A, et al. Evaluation of a therapeutic diet for feline degenerative joint disease. J Vet Intern Med 2010;42;487-495.
Vincent Biourge

Vincent Biourge

El Dr. Biourge se licenció en Veterinaria en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Lieja, Bélgica, en 1985. Leer más

Denise Elliott

Denise Elliott

La Dra. Elliott se licenció en Veterinaria en la Universidad de Melbourne en 1991. Leer más

Otros artículos de este número

Número de edición 24.3 Fecha de publicación 10/03/2021

Cálculo del contenido energético de los alimentos

¿Por qué es importante conocer el contenido energético de los alimentos para perros y gatos?

por Richard Butterwick

Número de edición 24.3 Fecha de publicación 10/03/2021

Preguntas y respuestas sobre los alimentos comerciales para perros y gatos

En el día a día de la clínica de los pequeños animales tanto veterinarios como auxiliares reciben una gran variedad de preguntas y opiniones sobre los alimentos comerciales.

por Cailin Heinze

Número de edición 24.3 Fecha de publicación 10/02/2021

Comorbilidad del sobrepeso y la obesidad en el perro y el gato

La obesidad en el perro y el gato es una enfermedad nutricional que cada vez preocupa más, ya que afecta hasta al 35% de los perros y gatos adultos de Estados Unidos.

por Emi Kate Saito

Número de edición 24.3 Fecha de publicación 04/03/2021

Comportamiento alimentario canino

Parece que en estos últimos años se han puesto de moda dos tendencias entre los propietarios de perros...

por Jon Bowen