Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía
Veterinary Focus

Número de edición 31.2 Otros artículos científicos

Hiperadrenocorticismo canino

Fecha de publicación 04/11/2021

Escrito por Fiona Scholz y Sam Crothers

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano y English

Los perros con hiperadrenocorticismo presentan frecuentemente signos cutáneos; en este artículo se revisa el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad tan común en el perro.

Generalised bilateral symmetrical alopecia of the trunk with consequent intense hyperpigmentation of the skin due to exposure to UV light.

Puntos clave

El hiperadrenocorticismo hipofisario es la causa más frecuente de hiperadrenocorticismo espontáneo en el perro.


Los signos clínicos de hiperadrenocorticismo son muy diversos y de intensidad variable, pero las alteraciones cutáneas suelen ser evidentes y muy llamativas.


Existen diferentes pruebas que se pueden realizar durante el proceso del diagnóstico, pero también es importante identificar el origen del hiperadrenocorticismo para orientar correctamente el tratamiento. 


El tratamiento del hiperadrenocorticismo debe ir acompañado del tratamiento de cualquier otra patología concomitante con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente.


Introducción

El hiperadrenocorticismo o Síndrome de Cushing es una enfermedad relativamente frecuente cuyo origen puede ser espontáneo o iatrogénico. Entre las causas espontáneas se encuentran la hipersecreción de glucocorticoides endógenos por un tumor adrenal y la hipersecreción de corticotropina o sustancias similares a la corticotropina por un tumor hipofisario funcional idiopático, mientras que la causa iatrogénica se debe a la administración exógena de glucocorticoides. Aproximadamente el 85% de los perros con hiperadrenocorticismo espontáneo tienen un hiperadrenocorticismo hipofisario o dependiente de la hipófisis (HDH), como consecuencia de la excesiva secreción de corticotropina por un microadenoma o macroadenoma de la hipófisis 1. Aproximadamente el 90% de los tumores hipofisarios son funcionales con la consecuente hipersecreción de corticotropina que dará lugar a una hiperplasia adrenal bilateral.

El eje hipotalámico-hipofisario-adrenal

La corteza adrenal consta de tres regiones anatómicas diferentes; la zona glomerular, la zona fasciculada y la zona reticular, siendo la zona fasciculada la responsable de la síntesis de glucocorticoides bajo el control del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HHA). La corticotropina u hormona adrenocorticotropa (ACTH) es secretada por la adenohipófisis y su función principal consiste en estimular la corteza adrenal. Su secreción es pulsátil, estimulada por el estrés y controlada, en condiciones normales, por el feedback negativo del nivel sérico de glucocorticoides. La síntesis de corticotropina está controlada por la liberación de la hormona liberadora de corticotropina (CRH) cuya secreción por el hipotálamo también es pulsátil 23. Los glucocorticoides inhiben la secreción de CRH, mientras que la serotonina y la epinefrina la estimulan. 

Diagnóstico

Dado que el diagnóstico de hiperadrenocorticismo canino puede ser complejo y no existe ninguna prueba con una precisión del 100%, es necesario adoptar un enfoque integral para su diagnóstico. La información obtenida de la reseña del paciente, la historia, los hallazgos clínicos, las pruebas de detección y específicas del eje hipofisario-adrenal debe valorarse detalladamente y en conjunto, para evitar un diagnóstico erróneo y pasar por alto un trastorno concomitante.

Reseña, historia y signos clínicos 

El hiperadrenocorticismo suele afectar a perros de raza pequeña de mediana a avanzada edad, sin aparente predisposición sexual. Aunque puede afectar a perros de cualquier raza parece que existe un mayor riesgo en el Caniche, el Teckel y los Terriers. Los signos clínicos generalmente son de aparición y progresión lenta, por lo que muchos propietarios piensan que los cambios observados al inicio de la enfermedad son parte del envejecimiento normal del perro. Los signos cutáneos, que se muestran en la Tabla 1, suelen ser significativos.

 

Tabla 1. Signos cutáneos de hiperadrenocorticismo.
Hipotricosis/alopecia simétrica bilateral
Cambio de color del manto
Hiperpigmentación
Piel fina, hipotónica
Comedones 
Calcinosis cutis
Cicatrización deficiente 
Flebectasia (dilatación venosa)
Hematomas/Moratones (Petequias y equimosis)
Dermatitis seborreica
Inmunosupresión (pioderma crónica, recurrente, dermatitis por Malassezia, demodicosis, dermatofitosis)

 

Entre ellos se encuentra la típica alopecia simétrica bilateral generalizada (Figura 1), acompañada muchas veces de hiperpigmentación (Figura 2). También es frecuente observar el adelgazamiento de la piel (Figura 3) y lesiones de calcinosis cutis (Figura 4), y el desarrollo de dermatitis crónica y forunculosis puede verse favorecido por la inmunosupresión del paciente (Figura 5). También son frecuentes los signos sistémicos enumerados en la Tabla 2 4. Es importante preguntar al propietario sobre la administración reciente de corticosteroides (tópicos, orales o inyectables) para descartar una posible causa iatrogénica antes de investigar el diagnóstico de un hiperadrenocorticismo espontáneo.

 

Tabla 2. Signos sistémicos de hiperadrenocorticismo.
Poliuria/polidipsia 
Distensión abdominal 
Polifagia
Jadeo
Debilidad y letargia
Atrofia muscular 
Signos neuromusculares (los macroadenomas hipofisarios pueden causar convulsiones, marcha en círculos o ceguera) 
Alteraciones reproductoras (anestro persistente, hipoplasia testicular) 
Infecciones recurrentes del tracto urinario
Diabetes mellitus 
Pancreatitis aguda

 

Hallazgos en el perfil de salud general

Ante la sospecha de hiperadrenocorticismo en un perro y una vez realizada la anamnesis y la exploración física está indicado obtener una muestra de sangre y de orina (para el perfil hematológico y bioquímico, análisis de orina y cultivo). Los hallazgos laboratoriales del perro con hiperadrenocorticismo se muestran en la Tabla 3.

 

Tabla 3. Hallazgos laboratoriales rutinarios en perros con hiperadrenocorticismo.
Hematología
Leucograma de estrés (neutrofilia, linfopenia y eosinopenia)
Eritrocitosis
Perfil bioquímico sérico
Fosfatasa alcalina elevada (FA)* 
Alanina transferasa elevada (ALT) 
Hipercolesterolemia 
Hiperlipidemia 
Hiperglucemia
Nitrógeno ureico bajo (BUN) 
Análisis de orina y cultivo
Densidad: hipostenuria (a menudo <1.008) 
        sin retener el suministro de agua
Glucosuria (en caso de diabetes mellitus concomitante) 
Posible bacteriuria y proteinuria, frecuentemente sin piuria

*El 85-90% de los perros con hiperadrenocorticismo tienen la FA alta 567

Owners may believe that some of the signs that can develop with hyperadrenocorticism, such as bilateral trunk hypotrichosis.

Figura 1. Los propietarios pueden pensar que algunos de los signos de hiperadrenocorticismo, como la hipotricosis bilateral del tronco (uno de los signos más frecuentes) forman parte del proceso normal del envejecimiento. En este perro, se puede observar algo de pelo que ha vuelto a crecer siguiendo las líneas de Blaschko, lo cual es muy poco frecuente. © Christoph klinger

Generalised bilateral symmetrical alopecia of the trunk with consequent intense.

Figura 2. Alopecia simétrica bilateral generalizada del tronco con la consecuente hiperpigmentación intensa de la piel por exposición a los rayos UV. © Christoph klinger

The abdomen of a dog with Cushings disease. Note the thin skin with superficial blood.

Figura 3. Abdomen de un perro con síndrome de Cushing. Nótese la piel tan fina en la que se pueden ver fácilmente los vasos sanguíneos superficiales y un área de hipocolagenosis en donde parece que la piel se ha rasgado. © Christoph klinger

Calcinosis cutis (white spots) and comedone formation (black spots) which can be typical.

Figura 4. Calcinosis cutis (nódulos blancos) y formación de comedones (nódulos negros) típicos de la enfermedad de Cushing. © Christoph klinger

A dog with severe furunculosis on the right hind limb; this was due to ruptured inflamed.

Figura 5. Perro con forunculosis grave en la extremidad posterior derecha; producida como consecuencia de la rotura de los folículos pilosos inflamados y tallos pilosos libres en la dermis, dando lugar a una reacción de cuerpo extraño en las áreas afectadas. © Christoph klinger

Pruebas diagnósticas

El diagnóstico presuntivo de hiperadrenocorticismo se basa frecuentemente en los signos clínicos, la exploración física y los hallazgos laboratoriales rutinarios, pero siempre se debe confirmar mediante las pruebas de funcionalidad hormonales 567. Existen varias pruebas disponibles para evaluar el eje HHA.

Prueba de supresión con dexametasona a dosis bajas. 

Para muchos veterinarios este es el método de elección para el diagnóstico de hiperadrenocorticismo canino, principalmente porque tiene una sensibilidad del 90-95% en perros con HDH 8. Sin embargo, la especificidad puede ser baja y, por tanto, en los perros en los que se sospecha una enfermedad no adrenal concomitante, es preferible realizar la prueba tras recuperarse de dicha enfermedad. Para realizar esta prueba se tiene que administrar fosfato sódico de dexametasona a una dosis de 0,01 mg/kg por vía IV y determinar las concentraciones séricas basales de cortisol (a las 0 horas) y transcurridas 4 y 8 horas de la administración. Si la dexametasona no consigue suprimir adecuadamente las concentraciones de cortisol a las 4 y 8 horas después de su administración (con niveles que permanecen >1 µg/dl o >30 nmol/l) se podrá confirmar hiperadrenocorticismo en un perro con signos compatibles, aunque la causa subyacente no se pueda determinar. Sin embargo, la supresión inicial de los niveles de cortisol a las 4 horas (niveles <1 µg/dl o <30nmol/l) seguida de un aumento evidente del cortisol a las 8 horas, indica un HDH como causa del hiperadrenocorticismo y aproximadamente el 30% de los perros con HDH tienen este “patrón de escape” 5679.

Prueba de estimulación con corticotropina (ACTH)

Esta es la prueba que permite diferenciar mejor entre el hiperadrenocorticismo iatrogénico y el espontáneo. Además de ser cómoda y rápida de realizar, proporciona información que será útil como referencia durante el seguimiento del tratamiento con mitotano o trilostano 567. El método de elección para realizarla consiste en extraer primero una muestra de sangre para determinar el nivel basal de cortisol, después se inyectan 5 µg/kg por vía IV o IM de cosintropina (ACTH) y al cabo de una hora se determina la concentración sérica de cortisol. Los perros afectados suelen responder de forma exagerada a la administración de cosintropina, observándose concentraciones de cortisol superiores a 20 µg/dl (>600 nmol/l). Un resultado basal de normal a bajo con poca o ninguna respuesta a la estimulación con ACTH es diagnóstico de hiperadrenocorticismo iatrogénico. Esta prueba permite identificar aproximadamente al 85% de los perros con HDH 56781011, pero no diferencia entre el HDH y el hiperadrenocorticismo por tumor adrenal, por lo que es necesario realizar otras pruebas diagnósticas adicionales, como la ecografía abdominal. Es importante tener en cuenta que, tanto el estrés como la presencia de una enfermedad no adrenal concomitante importante, pueden provocar un aumento del cortisol lo suficientemente alto como para obtener un falso positivo en esta prueba. Lo ideal es realizar esta prueba una vez que el perro se haya recuperado de la enfermedad no adrenal.

 

Cociente cortisol: creatinina en orina. Esta es una prueba que tiene una elevada sensibilidad (85-99%) y una especificidad excepcionalmente baja, por lo que se utiliza por su valor predictivo negativo y solo resulta realmente útil para descartar hiperadrenocorticismo. 

Una vez confirmado el diagnóstico de hiperadrenocorticismo es importante determinar si el paciente presenta un tumor funcional de la corteza adrenal o un HDH. Las pruebas endocrinas que pueden ayudar al veterinario a diferenciar la etiología incluyen la prueba de supresión con dexametasona a dosis altas y la concentración plasmática de ACTH endógena. También pueden resultar particularmente útiles las pruebas de diagnóstico por imagen como la radiografía abdominal, la ecografía abdominal y la tomografía computarizada/resonancia magnética (Tabla 4).

 

Tabla 4. Pruebas de diagnóstico por imagen que contribuyen al diagnóstico de HDH.
Prueba de imagen Comentarios
Radiografía No permite confirmar el HDH, pero la presencia de mineralización en la región de la glándula adrenal puede sugerir un tumor adrenal. La ausencia de mineralización no lo descarta.
Ecografía abdominal Particularmente útil para diferenciar entre HDH e hiperadrenocorticismo adrenal. La hiperplasia bilateral adrenal >7,5 mm es compatible con HDH en un perro con hiperadrenocorticismo confirmado. La ecografía solo se debería utilizar para determinar la causa una vez obtenido el diagnóstico a través de las pruebas de la funcionalidad hipofisaria descritas en este artículo. 
Tomografía computarizada (TC) o Resonancia magnética (RM) Con cualquiera de estas pruebas, se puede diferenciar fácilmente entre un aumento de tamaño bilateral adrenal y un tumor adrenal unilateral. Ambas técnicas permiten confirmar tumores hipofisarios, aunque la resonancia magnética permite visualizar mejor los tumores hipofisarios pequeños gracias al mayor contraste de los tejidos blandos 12.

 

Prueba de supresión con dexametasona a dosis altas.

Esta prueba se puede utilizar cuando ya se ha confirmado un síndrome de Cushing con dexametasona a bajas dosis y se quiere diferenciar entre el hiperadrenocorticismo hipofisario y el adrenal. Con esta prueba se identifica la causa de hiperadrenocorticismo en aproximadamente el 75% de los perros afectados. El procedimiento es el mismo que el de la supresión con dexametasona a dosis bajas, pero en este caso se administran 0,1 mg/kg IV. Si los niveles de cortisol se suprimen se confirma el diagnóstico de HDH. 

Concentración plasmática de ACTH endógena. 

La concentración de ACTH es normal o elevada (>40 pg/ml o >8.8 pmol/l) en perros con HDH y baja (<20 pg/ml o <4,4 pmol/l) en perros con tumores adrenales. Lamentablemente, en aproximadamente el 20% de los perros con hiperadrenocorticismo los resultados no son diagnósticos y se encuentran en una zona “gris”, siendo necesario realizar pruebas de imagen o pruebas de supresión con dexametasona a dosis altas para determinar la causa del hiperadrenocorticismo 4. Además, el procesamiento de las muestras puede resultar complicado y costoso, por lo que no es una prueba rutinaria y el veterinario debería consultar con un laboratorio los pasos a seguir para obtener y procesar la muestra correctamente.

Fiona Scholz

Dado que el diagnóstico de hiperadrenocorticismo en el perro puede resultar complicado y no existe ninguna prueba de detección 100% precisa, es necesario adoptar un enfoque integral teniendo en cuenta la reseña del paciente, la historia, los hallazgos clínicos y los resultados de las pruebas de detección.

Fiona Scholz

Tratamiento

Antes de iniciar el tratamiento hay que identificar y tratar cualquier otro trastorno concomitante, como una infección urinaria o diabetes. Aunque estos trastornos no puedan resolverse completamente hasta que el hiperadrenocorticismo se controle, si se ignoran la vida del animal puede estar en peligro. También es importante instaurar un tratamiento para la demodicosis o infecciones cutáneas secundarias por bacterias o Malassezia spp., de cara a mejorar la calidad de vida del paciente. 

La calcinosis cutis (Figura 6) suele resolverse al eliminar la causa subyacente, aunque los baños frecuentes con champús medicados y la hidroterapia también pueden ser útiles. A veces, puede estar indicada la eliminación quirúrgica de lesiones aisladas, siempre que el cirujano considere que las heridas pueden cicatrizar correctamente en un paciente individual. La calcinosis cutis también se puede tratar con dimetil sulfóxido en gel, aplicándolo una o dos veces al día hasta conseguir la resolución 13. Se debe controlar el nivel de calcio sérico, ya que la liberación de calcio de los nidos de tejido de mayor tamaño puede provocar un aumento de calcemia. Recientemente se ha descrito el uso de minociclina para el tratamiento de la calcinosis cutis 14. Aunque la minociclina sea un antibiótico, actúa como quelante del calcio e inhibe directamente las enzimas colagenolíticas. No obstante, es importante recordar que no se obtiene una resolución inmediata y a menudo, el aspecto de la piel empeora antes de observarse una mejoría.

Calcinosis cutis with surrounding post-inflammatory pigment alterations.

Figura 6. Calcinosis cutis con alteraciones pigmentarias postinflamatorias a su alrededor. La calcinosis se suele resolver al eliminar la causa subyacente, aunque también son útiles los baños frecuentes y la hidroterapia. © Christoph klinger

Sam Crothers

Los signos clínicos de hiperadrenocorticismo tienen un inicio y una progresión lenta y muchos propietarios piensan que los primeros signos son parte del proceso de envejecimiento normal del perro; a pesar de que las alteraciones cutáneas sean a menudo significativas.

Sam Crothers

Trilostano

El trilostano actúa inhibiendo la esteroidogénesis del cortisol, puesto que es un inhibidor competitivo del sistema enzimático 3-β-hidroxiesteroide deshidrogenasa. La dosis de inducción es de 2-5 mg /kg /día PO (generalmente dividida en dos tomas) y, aunque suele tolerarse bien, los efectos adversos que se han descrito incluyen letargia, disminución del apetito, anorexia y vómitos. Se puede producir hipoadrenocorticismo por sobredosis, pero una vez interrumpida la administración del fármaco rápidamente se debe normalizar. El posible efecto secundario más grave es la necrosis adrenal aguda y, aunque la muerte del paciente sea rara, la evidencia histopatológica de necrosis cortical subclínica no es tan poco frecuente. La causa de la necrosis no se ha determinado y no se puede explicar directamente por la inhibición competitiva de la esteroidogénesis; puede deberse a la hipersecreción de ACTH, que, además de aumentar el tamaño de las glándulas adrenales, también puede dar lugar paradójicamente a la necrosis y la hemorragia tisular.

Mitotano (o,p’-DDD)

El mitotano se utiliza porque causa una necrosis selectiva de la zona fasciculada y de la zona reticular de la corteza adrenal, mientras que la zona glomerular (que sintetiza mineralocorticoides) es relativamente resistente 13. La dosis de inducción (administrada con alimento) es de 12,5-25 mg / kg cada 12 h durante 7 a 10 días 15. Los efectos secundarios más frecuentes que se observan inicialmente son los signos de hipoadrenocorticismo, incluyendo letargia, vómitos, diarrea, anorexia y debilidad 16. En caso de presentarse se deberá interrumpir el tratamiento y administrar glucocorticoides. Otros signos menos frecuentes incluyen desorientación, ataxia, head pressing (cuando el animal presiona la cabeza contra la pared) y la hepatopatía aguda 17.

Para valorar la respuesta al tratamiento puede medirse el consumo de agua o de alimento, siendo este último en muchos casos, un parámetro más preciso para el seguimiento del tratamiento con mitotano. Para ello, se administra el 75-80% de la ración habitual y se indica al propietario que preste atención para verificar el momento en el que perro ya no puede terminar su ración. Para valorar la ingesta de agua, el propietario debe estar atento ante un consumo de agua <60 ml/kg/día. Cuando se observe una reducción del consumo de agua o alimento, o hayan transcurrido 7-10 días con el tratamiento de mitotano, se debería realizar otra prueba de respuesta a la ACTH para determinar si la supresión de cortisol es la adecuada. Si este es el caso, el nivel de cortisol se debería mantener en el rango normal antes y después de la administración de ACTH. Para mantener la supresión de la secreción de cortisol se administra mitotano a razón de 50 mg/kg a la semana. Los perros con tratamiento a largo plaza deben examinarse regularmente, incluyendo la prueba de respuesta a la ACTH cada 3-4 meses, ya que a menudo es necesario aumentar la dosis para mantener una remisión clínica adecuada.

 

Otras opciones

El ketoconazol tiene un efecto inhibidor reversible sobre la síntesis de glucocorticoides afectando muy poco a la síntesis de mineralocorticoides, por lo que es un fármaco que se ha utilizado eficazmente para el tratamiento del hiperadrenocorticismo canino. Sin embargo, la respuesta no es adecuada en alrededor del 33-50% de los perros que reciben este tratamiento. La dosis inicial recomendada es de 10 mg/kg cada 12 h durante 14 días, aunque durante los primeros siete días, se puede valorar la tolerancia al fármaco con 5 mg/kg cada 12 h antes de aumentar a 10 mg/kg. La eficacia del tratamiento inicial de 14 días se determina mediante la prueba de estimulación con ACTH.

El clorhidrato de selegilina (L-deprenyl) es un inhibidor irreversible de la monoaminaoxidasa (tipo B) que aumenta la concentración de dopamina, lo que a su vez puede inhibir la liberación de ACTH por parte de la hipófisis. El tratamiento inicial es de 1 mg/kg al día, aumentando a 2 mg/kg cuando no se obtiene una respuesta adecuada a los dos meses. Sin embargo, con este tratamiento solo se observa una mejoría de los signos clínicos en el 10-15% de los perros 3.

La radioterapia de tumores hipofisarios tiene una elevada tasa de respuesta, aunque la mayoría de los perros necesitan un tratamiento con trilostano o mitotano durante varios meses después de la radiación, debido a la secreción residual de ACTH. 

En perros con HDH, la hipofisectomía se ha realizado con éxito, pero es una técnica quirúrgica complicada y su disponibilidad es limitada. Puede ser necesario un refuerzo tiroideo y de glucocorticoides tras la cirugía y los animales pueden perder la capacidad de secretar vasopresina, desarrollando una diabetes insípida.

 

Conclusión

El reconocimiento precoz de los signos clínicos de hiperadrenocorticismo debería permitir realizar las pruebas diagnósticas necesarias para iniciar el tratamiento adecuado una vez confirmada la enfermedad. El seguimiento del paciente se debe realizar a las 6-8 semanas, momento en el que debería observarse una mejoría notable, siendo la menor ingesta de agua, de diuresis y de apetito la respuesta más rápida y la más evidente. Las alteraciones de la piel y el pelo pueden tardar más tiempo en resolverse, a veces varios meses, y los signos cutáneos pueden agravarse notablemente antes de observarse la mejoría. Es recomendable realizar un seguimiento cada 3-6 meses durante el resto de vida del animal, ya que pueden producirse recidivas y existe el riesgo de sobredosis, por lo que está indicado evaluar regularmente la reserva adrenal realizando pruebas de estimulación con ACTH.
 

Referencias

  1. Kemppainen RJ, Boehrend E. Adrenal physiology. Vet Clin North Am 1997;27:173-186. 

  2. Chastain CB, Franklin RT, Ganjam VK, et al. Evaluation of the hypothalamic pituitary-adrenal axis in clinically stressed dogs. J Am Anim Hosp Assoc 1986;22:435-442.

  3. Feldman EC, Nelson RW. Hypoadrenocorticism. In; Canine and Feline Endocrinology and Reproduction 4th ed. Philadelphia: WB Saunders Co, 2004;377-452.

  4. Peterson ME. Hyperadrenocorticism. Vet Clin North Am 1984;14:731-749.

  5. Herrtage ME. Canine hyperadrenocorticism. In: Mooney CT, Peterson ME (eds.) Manual of Endocrinology 3rd ed. Gloucester: BSAVA, 2004;50-171.

  6. Feldman EC, Nelson RW. Canine hyperadrenocorticism (Cushing’s syndrome). In: Canine and Feline Endocrinology and Reproduction. 3rd ed. Philadelphia: PA Saunders, 2004;252-357.

  7. Kintzer PP, Peterson ME. Diseases of the adrenal gland. In: Birchard SJ, Sherding RG (eds.) Manual of Small Animal Practice 3rd ed. Philadelphia: Saunders Elsevier, 2006;357-375. 

  8. Feldman EC: Comparison of ACTH response and dexamethasone suppression as screening tests in canine hyperadrenocorticism. J Am Vet Med Assoc 1983;182:506-510. 

  9. Peterson ME. Hyperadrenocorticism. In: Kirk RW (ed.) Current Veterinary Therapy VIII. Philadelphia: WB Saunders, 1983;863-869.

  10. Reusch CE, Feldman EC. Canine hyperadrenocorticism due to adrenocortical neoplasia; pre-treatment evaluation of 41 dogs. J Vet Intern Med 1991;5:3-10.

  11. Peterson ME, Gilbertson SR, Drucker WD. Plasma cortisol response to exogenous ACTH in 22 dogs with hyperadrenocorticism caused by adrenocortical neoplasia. J Am Vet Med Assoc 1982;180:542-544.

  12. Bertoy EH, Feldman EC, Nelson RW, et al. Magnetic resonance imaging of the brain in dogs with recently diagnosed but untreated pituitary-dependent hyperadrenocorticism. J Am Vet Med Assoc 1995;206:651-656. 

  13. Miller WH, Griffin CE, Campbell KL. Endocrine and metabolic diseases. Muller & Kirk’s Small Animal Dermatologia, 7th ed. St. Louis: Saunders, 2013;515-525.

  14. Cho DH, Lee WH, Park SJ. Treatment of calcinosis cutis with minocycline in five dogs. J Vet Clin 2017;34:119-122. 10.17555/jvc.2017.04.34.2.119.

  15. Watson AD, Rijnberk A, Moolenaar AJ. Systemic availability of o,p’-DDD in normal dogs, fasted and fed, and in dogs with hyperadrenocorticism. Res Vet Sci 1987;43:160-165.

  16. Kintzer PP, Peterson ME. Mitotane (o,p’-DDD) treatment of 200 dogs with pituitary-dependent hyperadrenocorticism. J Vet Intern Med 1991;5:182-190.

  17. Webb CB, Twedt DC. Acute hepatopathy associated with mitotane administration in a dog. J Am Anim Hosp Assoc 2006;42:298-301.

Fiona Scholz

Fiona Scholz

Veterinary Dermatology Specialists, Perth, Australia Leer más

Sam Crothers

Sam Crothers

Veterinary Dermatology Specialists, Perth, Australia Leer más

Otros artículos de este número

Número de edición 31.2 Fecha de publicación 09/12/2021

Tratamiento de las heridas con plasma frío

El tratamiento con plasma frío a presión atmosférica es una tecnología emergente en medicina veterinaria.

por Christoph J. Klinger

Número de edición 31.2 Fecha de publicación 03/12/2021

Uso de isoxazolinas para la demodicosis canina

Durante estos últimos años se han desarrollado nuevas moléculas para el tratamiento de los ectoparásitos en el perro.

por Vincent E. Defalque

Número de edición 31.2 Fecha de publicación 23/11/2021

Descripción general de las reacciones adversas al alimento en el perro

Las reacciones adversas al alimento se pueden manifestar de la misma forma que muchos otros trastornos cutáneos y conocer la patología.

por Elisa Maina

Número de edición 31.2 Fecha de publicación 22/11/2021

Infecciones cutáneas por estafilococos multirresistentes

El tratamiento de las infecciones estafilocócicas multirresistentes puede resultar especialmente complicado.

por Eleanor K. Wyatt y Laura M. Buckley