Revista veterinaria científica internacional para el profesional de los animales de compañía
Veterinary Focus

Número de edición 31.3 Nutrición

Mitos en nutrición felina

Fecha de publicación 27/07/2022

Escrito por Karolina Hołda

Disponible también en Français , Deutsch , Italiano y English

Existen numerosos mitos sobre cómo alimentar al gato para garantizar que tengan una vida saludable; este artículo pretende derribar algunas creencias erróneas.

El uso diario de un dispensador de comida tipo puzle es una forma de estimulación mental y de evitar la ingesta excesiva de calorías en el gato

Puntos clave

La mejor manera de contribuir a la higiene dental del gato consiste en utilizar métodos activos y pasivos; la administración de un alimento seco típico, en sí mismo, ofrece pocos o ningún beneficio.


El cerdo es una fuente de proteínas y grasas adecuada para el gato, siempre y cuando esté cocinado. Su incorporación en los alimentos para gatos no está contraindicada.


Hay que evitar dar snacks en exceso al gato, especialmente las sobras de la mesa; los premios no deben aportar más del 10% de las calorías diarias. 


La alimentación ad libitum no es recomendable para el gato; el propietario debe medir la ración diaria y administrarla repartida en varias tomas pequeñas a lo largo del día. 


Introducción

Los gatos son unas de las criaturas más frecuentemente presentadas en fábulas y leyendas, muchas veces representados como seres misteriosos y de naturaleza hostil. Por lo que quizá no sea sorprendente la cantidad de historias confusas, medias verdades y mitos totalmente falsos sobre sus necesidades nutricionales reales. Este breve artículo permite diferenciar algunos mitos de la realidad sobre la alimentación de nuestras mascotas favoritas.

Karolina Hołda

Los alimentos destinados al consumo humano no pueden ni deben constituir la base de la alimentación de un animal. Si un propietario realmente quiere dar a su gato algo “de su plato”, deberá recibir asesoramiento veterinario para garantizar que el gato no ingiera un alimento tóxico y que la comida extra solo se ofrezca con moderación.

Karolina Hołda

MITO – los alimentos secos limpian los dientes 

Una creencia común sobre el alimento seco es que reduce la cantidad de placa y sarro dental y que tiene beneficios para la higiene oral con respecto al alimento húmedo. Es cierto que al masticar las croquetas de alimento seco parece que se limpian los dientes; aunque cuando el gato mastica, las croquetas se rompen y desmigajan, con lo que el efecto de limpieza mecánica es pequeño. Además, las croquetas dejan menos restos en la boca, que sirven de alimento para las bacterias orales, y la acumulación de placa es más lenta. Sin embargo, muchos animales que consumen alimento seco presentan bastante acumulación de placa y sarro y padecen la enfermedad periodontal 1,2, por lo que la evidencia en cuanto a los beneficios del alimento seco para la higiene oral no está clara.

Un estudio mostró que los animales de compañía que consumían alimentos blandos presentaban más gingivitis y placa que los que consumieron alimentos más duros 3. En otro estudio, en el que se compararon raciones caseras con alimentos comerciales (húmedos y/o secos), se encontró que la probabilidad de presentar problemas de higiene oral era mayor en gatos alimentados con raciones caseras y que ofrecer alimentos comerciales era significativamente beneficioso (respecto a la alimentación casera) si al menos parte del alimento era seco 4. En otro estudio también se demostró una disminución de sarro y una menor gravedad de la enfermedad periodontal, junto con una menor linfadenopatía, en los gatos que consumieron alimentos secos respecto a los que consumieron alimentación blanda (tanto alimentos caseros como comerciales) 5. Sin embargo, otros estudios han mostrado que la acumulación de placa y sarro con los alimentos húmedos es similar a la de los alimentos secos típicos de mantenimiento 1,6. Es importante señalar que los alimentos comerciales secos suelen fragmentarse en el borde de los dientes incisivos, lo que resulta de poca utilidad, si alguna, para la mejora de la higiene oral, puesto que no se altera la acumulación de placa y sarro de los bordes gingivales y áreas subgingivales (que son las áreas más importantes para la salud dental) 7,8.

Dado que dos tercios de los gatos de más de dos años muestran signos de enfermedad periodontal 5, no es sorprendente que se hayan desarrollado alimentos secos para gatos adultos con una mayor capacidad demostrada para la limpieza dental que la de los alimentos secos típicos de mantenimiento. Estas “dietas dentales” poseen una consistencia que maximiza el contacto con el diente mediante croquetas con la forma, el tamaño y la textura diseñados específicamente para controlar la placa y el sarro dental 9. Muchas dietas dentales también contienen determinados ingredientes que ayudan a prevenir la acumulación de placa y sarro y, de hecho, los alimentos que cuentan con la aprobación del Veterinary Oral Health Council (VOHC®) han demostrado sus efectos beneficiosos para la salud oral. 

Las dietas dentales, así como los suplementos y los premios específicamente diseñados para la limpieza dental, constituyen métodos pasivos de higiene oral, a diferencia de los métodos activos, como el cepillado dental o la aplicación de geles orales en la cavidad oral por parte del propietario. Los métodos pasivos, por sí solos, no mantienen las encías clínicamente sanas, ya que los animales no utilizan todos los dientes al masticar un producto dental, y no se utilizan todas las superficies de los dientes que entran contacto con el producto, con lo que se pasan por alto muchas áreas de la boca. De hecho, la acción pasiva de los productos dentales masticables es más efectiva en los premolares, por ser los dientes que se utilizan para morder (Figura 1), mientras que los métodos activos son más efectivos en los incisivos y caninos, puesto que son los dientes más fácilmente accesibles para el propietario 10

Cuando el gato muerde un masticable dental principalmente utiliza los premolares

Figura 1. Cuando el gato muerde un masticable dental principalmente utiliza los premolares. 
Credit: Shutterstock 

El mejor método para mantener la higiene oral es el cepillado dental diario, que reduce la placa bacteriana, aunque para muchos propietarios llevarlo a cabo puede ser un reto (Figura 2). Aunque la idea de que los alimentos secos ayudan a limpiar los dientes es atractiva, lo cierto es que parece que la mayoría de los alimentos secos de mantenimiento, por sí mismos, no reducen significativamente el riesgo de enfermedad periodontal. Ciertas dietas o productos dentales pueden tener algunos beneficios, pero deben actuar también sobre las áreas subgingivales, por lo que a la hora de recomendar un producto nutricional dental es preferible elegir aquellos que cumplan con las elevadas exigencias del VOHC® 11. Finalmente, la mejor manera de mantener la salud oral del gato consiste en combinar los métodos activos con los pasivos mediante un cuidado dental veterinario regular que comienza con una excelente comunicación entre el clínico y el propietario del gato.

El cepillado dental es un método activo para mantener la correcta higiene oral

Figura 2. El cepillado dental es un método activo para mantener la correcta higiene oral. 
Credit: Philippe Hennet 

MITO – los gatos no deben comer cerdo

El cerdo es una buena fuente de proteínas y aminoácidos esenciales, sin embargo, existe el mito de que no se debe alimentar a los gatos con cerdo. Es cierto que tiene un elevado contenido en grasa y hay que tenerlo en cuenta si se utiliza como ingrediente principal de la dieta. Se utiliza mucho en alimentos comerciales secos y húmedos, incluyéndose como carne, piel, grasa, vísceras o harinas al ser una fuente concentrada de proteínas. La mala fama del cerdo está relacionada principalmente con el virus de la familia Herpesviridae que causa la enfermedad de Aujeszky (también conocida como pseudorrabia). Esta es una enfermedad infecciosa que afecta a animales tanto de producción como salvajes, principalmente cerdos, pero los gatos (y los perros) pueden contraer la enfermedad al ingerir carne cruda de cerdo infectada 12. Los animales afectados desarrollan signos relacionados principalmente con el sistema nervioso: paresia, parálisis y picor muy intenso que resulta en autolesiones. Si bien, este virus no afecta a las personas, lamentablemente, es una enfermedad mortal en los gatos.

El control de la enfermedad de Aujeszky suele estar a cargo del servicio de sanidad animal de cada país mediante un monitoreo continuo de la enfermedad en las explotaciones de cerdos a través del muestreo aleatorio de sangre. Actualmente, el número de brotes notificados está disminuyendo progresivamente y muchas regiones europeas se han declarado oficialmente libres de la enfermedad. Sin embargo, según el comité europeo de expertos en enfermedades del gato (European Advisory Board on Cat Diseases13, la incidencia de la enfermedad de Aujeszky en jabalíes puede ser elevada en el Oeste de Europa (Figura 3), y todavía se sigue identificando el virus esporádicamente en perros de caza, aunque en sí mismo, esto no representa un mayor riesgo de contaminación vírica en los alimentos para gatos.

Cabe señalar la importancia de cocinar la carne de cerdo antes de ofrecerla a las mascotas, ya que así se destruye el virus y es más segura para el consumo. No obstante, la autora desaconseja alimentar al gato con productos de cerdo destinados al consumo humano; ya que todos los tipos de jamón, salchichas y fiambres suelen tener un elevado contenido en grasas, además de llevar conservantes como el nitrito sódico y los fosfatos potencialmente nocivos para los animales. Resumiendo, los productos altamente procesados de origen animal para consumo humano, no son snacks saludables para los gatos domésticos.

Los jabalíes son comunes en ciertas regiones del Oeste de Europa y pueden actuar como reservorios del virus de la enfermedad de Aujeszky

Figura 3. Los jabalíes son comunes en ciertas regiones del Oeste de Europa y pueden actuar como reservorios del virus de la enfermedad de Aujeszky.
Credit: Shutterstock

MITO – nuestra comida no perjudica al gato 

La mayoría de los propietarios saben que algunos alimentos para el consumo humano pueden ser tóxicos para el perro y el gato, por ejemplo, las cebollas y el ajo (que se utilizan mucho en salsas) o las pasas y el chocolate que, aunque son un aperitivo delicioso para los humanos, pueden resultar tóxicos e incluso letales para las mascotas. Tampoco es recomendable dar a nuestras mascotas las sobras de la mesa por otros motivos. Nuestra comida suele estar muy condimentada (por ejemplo, con sal, pimienta u otras especias) y los alimentos procesados, listos para comer (como se ha indicado antes) también contienen componentes que pueden afectar negativamente a la salud del animal. Además, la comida de consumo humano suele ser rica en grasas y, por tanto, alta en calorías y desequilibrada respecto a las necesidades nutricionales del gato. Los alimentos destinados al consumo humano no pueden ni deben constituir la base de la alimentación del animal. Si un propietario realmente quiere dar a su gato algo “de su plato”, el veterinario debe asesorarle para garantizar que el alimento no contiene ingredientes tóxicos y que los snacks se ofrecen con moderación. Es importante recomendar al propietario que las calorías aportadas por los premios entre comidas no superen el 10% de las calorías diarias ya que, de lo contrario, rápidamente se desarrolla obesidad; además, estos snacks pueden desequilibrar el alimento principal y dar lugar a deficiencias o excesos de algunos nutrientes.

Se debe advertir al propietario que desde el punto de vista comportamental tampoco es recomendable ofrecer comida “humana” al gato. Una vez que el gato aprende que puede obtener algo sabroso del propietario, pedirá más y/o rechazará su alimento principal, esperando obtener algo “mejor”. También merece la pena advertir que cualquier miembro de la familia puede fomentar inadvertidamente este comportamiento; por ejemplo, un niño pequeño o una persona mayor pueden dar de comer al gato en secreto cada vez que abren la nevera para coger la leche para un café o agua (Figura 4).

Cualquier miembro del hogar puede tener la mala costumbre de dar de comer al gato cada vez que abre la nevera

Figura 4. Cualquier miembro del hogar puede tener la mala costumbre de dar de comer al gato cada vez que abre la nevera; de esta forma el gato se puede acostumbrar a obtener comida cada vez que oye la puerta de la nevera. 
Credit: Shutterstock 

MITO – “Es solo un kilo de más”

La obesidad es increíblemente frecuente en las mascotas por varios motivos y uno de ellos, no menos importante, es porque el propietario equipara el exceso de peso de su gato con su propia situación. Si una persona engorda un kilogramo de más, la diferencia fisiológica es mínima; sin embargo, para un gato, con un peso de 5 kg, engordar “solo” 1 kg más significa un incremento del 20% de su peso, lo que le lleva a considerarlo obeso. En esta situación, vale la pena explicar al propietario cuál sería la equivalencia de este porcentaje en el humano, para que sea consciente de su percepción distorsionada. Por ejemplo, si una mujer de unos 55 kg engorda un 20% (11 kg) la diferencia en su peso corporal resultará evidente. Una buena opción para educar a los propietarios respecto a la comida extra consiste en colocar un póster en la consulta donde se muestre el contenido calórico de los snacks más frecuentes que se dan al gato, junto con la equivalencia de su contenido calórico para las personas (Figura 5). De esta manera se puede transmitir el mensaje de que, para un gato, un pequeño trozo de queso equivale a una hamburguesa doble para una persona y no se puede dejar de resaltar que, tal y como indican las investigaciones, la sobrealimentación (alimentación ad libitum y extras) y la falta de actividad física son las principales causas de obesidad en gatos 14.

Figura 5. Contribución de la comida extra a la ingesta energética diaria.

Cuando un propietario da premios al gato, además de su ración diaria, aumenta de forma drástica la ingesta energética diaria*. Esto puede causar sobrepeso en un gato que ya recibe toda su ración de mantenimiento y ralentizar, evitar o revertir la pérdida de peso en un gato en un programa de control de peso. La tabla de abajo ilustra algunos ejemplos de extras con su posible implicación energética.

Credit: Marianne Diez – Veterinary Focus Edición especial “Manejo de la obesidad en gatos”

  Cantidad  Aporte energético (en kcal)
 
Exceso en el aporte energético diario * 
*Para un gato de 4 kg/ basado en 200 kcal diarias
  2 cucharadas de 15 ml de queso bajo en grasas 54  21%
  2 cucharadas de 15 ml de yogur 41  16%
  100 ml de leche entera 58  23%
 
25 g de nata 96  38%
  25 g de atún (en escabeche) 28  11%
  43 g de paté de hígado 154  61%
  25 g de hígado 30  12%
  30 g de corteza de jamón 255  101%
  60 g de queso crema alto en grasa 62  25%

 

MITO – el gato debe tener acceso constante al alimento 

Muchos gatos disponen de alimento seco en su comedero todo el día (muchas veces, sin medir adecuadamente la ración diaria), y además se ofrece al gato en determinados momentos alimento húmedo. Normalmente, esta forma de alimentación se debe a la imposibilidad logística del propietario de estar en casa y poder ofrecer varias pequeñas comidas a lo largo del día. Lamentablemente este manejo de la alimentación resulta en la imposibilidad que el propietario controle de forma adecuada cuánto come el gato. El alimento seco tiene una alta concentración energética, por lo que unas pocas croquetas proporcionan muchas calorías. Muchos propietarios confían en la capacidad del propio gato para “saber cuánto necesita comer”, pero en la mayoría de los casos, los gatos consumen más alimento del necesario y el aporte excesivo de energía causa obesidad 15. Además, muchos gatos comen en exceso por aburrimiento, como consecuencia de la falta de enriquecimiento ambiental y juego activo por parte de sus propietarios.

El alimento seco no tiene la consistencia ni el valor calórico del alimento que el gato consume en la naturaleza, que proporciona la energía y nutrientes necesarios como raciones relativamente pequeñas. Esto significa que algunos gatos siguen teniendo hambre incluso después de ingerir la cantidad de alimento que cubre sus necesidades nutricionales. La situación es diferente con el alimento húmedo, que suele ser cuatro veces menos calórico, al tener aproximadamente un 80% de agua. Esta característica hace que sobrealimentar al gato sea mucho más difícil. Además, también se deben tener en cuenta los aspectos económicos y prácticos: el alimento húmedo resulta más caro por caloría, por lo que es menos probable que el propietario ofrezca más de lo necesario y, como se deteriora rápidamente una vez abierto, el propietario suele dar al gato una cantidad medida y a horas establecidas a lo largo del día.

Es particularmente importante que los propietarios de gatos con tendencia al sobrepeso y la obesidad eviten la alimentación a voluntad y pesen la ración diaria del alimento con precisión, en balanzas de cocina, para repartirla en varias comidas. Es preferible ofrecer las comidas de forma regular (por ejemplo, a horas fijas durante el día) y no solo de una vez en el comedero, también se deberían utilizar juguetes interactivos dispensadores de alimento todos los días, ya que pueden favorecer un patrón de alimentación más lento y una menor ingesta calórica, además de estimular mentalmente al gato (Figura 6).

El uso diario de un dispensador de comida tipo puzle es una forma de estimulación mental y de evitar la ingesta excesiva de calorías en el gato

Figura 6. El uso diario de un dispensador de comida tipo puzle es una forma de estimulación mental y de evitar la ingesta excesiva de calorías en el gato. 
Credit: Shutterstock 

Conclusión

Puede resultar sorprendente la cantidad de clientes con los que se encuentra el veterinario que tienen una opinión errónea sobre lo que el gato debe comer o no y que seguirán sus creencias pensando que están haciendo lo mejor para su mascota. Mantener una comunicación clara, y sin prisas, con el propietario, junto con la utilización de material formativo apropiado, puede ayudar en muchos casos a derribar estos mitos y a garantizar que se está recomendando la mejor nutrición posible para el gato.

Referencias

  1. Harvey CE, Shofer FS, Laster L. Correlation of diet, other chewing activities and periodontal disease in North American client-owned dogs. J. Vet. Dent. 1996;13:101-105.

  2. Logan EI. Dietary influences on periodontal health in dogs and cats. Vet. Clin. North. Am. Small. Anim. Pract. 2006;36:1385-1401.

  3. Watson AO. Diet and periodontal disease in dogs and cats. Aust. Vet. J. 1994;71(10):313-318.

  4. Buckley C, Colyer A, Skrzywanek M, et al. The impact of home-prepared diets and home oral hygiene on oral health in cats and dogs. Brit. J. Nutr. 2011;106(0):S124-S127.

  5. Gawor JP, Reiter AM, Jodkowska K, et al. Influence of diet on oral health in cats and dogs. J. Nutr. 2006;136:2021S-2023S.

  6. Boyce EN, Logan EI. Oral health assessment in dogs: study design and results. J. Vet. Dent. 1994;11:64-74.

  7. Westfelt E, Rylander H, Dahlen G, et al. The effect of supragingival plaque control on the progression of advanced periodontal disease. J. Clin. Periodontol. 1998;25:536-541.

  8. Niemiec BA. Periodontal therapy. Top. Companion. Anim. Med. 2008;23:81-90.

  9. Logan EI, Finney O, Herrerren JJ. Effects of a dental food on plaque accumulation and gingival health in dogs. J. Vet. Dent. 2002;19(1):15-18.

  10. Niemiec B, Gawor J, Nemec A, et al. World Small Animal Veterinary Association Global Dental Guidelines. J. Small Anim. Pract. 2020;61(7):E120-E125. 

  11. Nemec A. The VOHC® seal – what does it mean? Vet. Focus website (https://vetfocus.royalcanin.com/en/scientific/the-vohc-seal-what-does-it-mean) 2021.

  12. Thiry E, Addie D, Belák S, et al. Aujeszky’s Disease / Pseudorabies in Cats: ABCD guidelines on prevention and management. J. Feline Med. Surg. 2013;15(7):555-556.

  13. European Advisory Board on Cat Diseases Web site. Aujeszky‘s Disease – Pseudorabies in cats. Available at: http://www.abcdcatsvets.org/aujeszkys-disease-pseudorabies/ Accessed April 30, 2021

  14. Kienzle E, Bergler R. Human-animal relationship of owners of normal and overweight cats. J. Nutr. 2006;136(7):1947S-1950S.

  15. Rowe E, Browne W, Casey R, et al. Risk factors identified for owner-reported feline obesity at around one year of age: dry diet and indoor lifestyle. Prev. Vet. Med. 2015;121(3-4):273-281.

Karolina Hołda

Karolina Hołda

La Dra. Hołda se licenció por la Universidad de Ciencias de la Vida de Varsóvia en Polonia y posteriormente continuó sus estudios en la Facultad de Medicina Veterinaria de Gante Leer más

Otros artículos de este número

Número de edición 31.3 Fecha de publicación 04/08/2022

Dietas caseras: ¿buenas o malas?

Los veterinarios a menudo se encuentran frente a propietarios que quieren alimentar a su mascota con una dieta casera; este artículo analiza las posibles ventajas e inconvenientes de este tipo de alimentación.

por Marjorie Chandler

Número de edición 31.3 Fecha de publicación 29/06/2022

Disbiosis del microbioma canino

Cada vez está más reconocida la involucración de un microbioma intestinal alterado en el origen de muchos trastornos gastrointestinales; en este artículo se describen los métodos de diagnóstico y las opciones de tratamiento en los casos de disbiosis.

por Jan Suchodolski